miércoles, 12 de septiembre de 2012

La fauna de la oficina


Debo admitir que en mi vida laboral me he topado con varios esterotipos pseudo graciosos de personas que conviven en las oficinas. Claro, graciosísimos hasta que te toca lidiar con algunos (o casi todos) en el día a día.
En este post les regalaré el retrato de algunas… Sí, principalmente mujeres (no por machismo)

(Si al leer este post Ud. se empieza a sentir increíblemente ofendida… creo que debería hacerse ver)

1)      La trepadora mala onda. Bueno, es un clásico. Cuando llegan a jefas te preguntas cómo alguien tan poco capaz está en donde está. Es la típica mina dispuesta a todo para ascender en la escala social que de paso aprovechará cualquier ocasión para jugar chueco y aserruchar el piso arriba de ella, a los lados o a los que están abajo. Ojalá que en esas aserruchadas se caiga.
2)      La sin vida. ¡Cuidado! Es uno de los especímenes MÁS PELIGROSOS que hay. Es la mina que por traumas, obsesiones o qué se yo qué,  no tiene más vida fuera de la oficina. Eso significa que no tiene perro que le ladre ni gato que le maúlle y peor aún no ha identificado actividades recreativas que le apasionen.  Para ella, el trabajo siempre será lo más importante: llega antes de la hora, a veces no sale a almorzar y se va tarde. Incluso es posible que se ofrezca para limpiar los WC. Este espécimen también puede ser una trepadora 2.0 en potencia o estar enamorada(o) del jefe(a). Si te la llegas a topar afuera, adivina… ¡Sí, te va a hablar de pega, qué entretenido!
3)      La mosca muerta. Ya… ¿es necesario explicarlo? Es la tipa que es súuuuper amorosa y simpática frente a ti y luego te descuera por detrás. La que jamás admitirá sus errores y a tus espaldas tratará de convencer a todos de que fuiste tú (u otro) el que se equivocó. Falsa, falsa, falsa como billete de Monopoly. Pero ojo, si se emborracha en tu presencia es muy probable que te enteres de todas esas verdades que a fin de cuentas ni siquiera querías oír.
4)      La rayito de sol. Puede llegar a ser como tu “amigui”, simpática y sin rasgos de locura aparente. Pero no tiene nada claro en la vida y se deja llevar por la marea. Así que si le aumentan cinco lucas el sueldo, quizás te vende a ti y todo lo que le alcanzaste o no a contar (upss!) al mejor postor.
5)      La histérica.  Es la estresada que estresa al resto por cualquier cosa. Una mujer capaz de armar reuniones de tres horas porque se acabó el papel confort. Claro, en vez de ir a comprar, buscará responsables. Además pasan del amor al odio en medio segundo (sí, en ese orden, les cuesta mucho más pasar del odio al amor) y alucinan con que siempre tienen la razón. Son mujeres que perdieron la brújula hace tiempo y normalmente ya están en una posición de poder.

Bonus track:
Al hablar de jefes, vuelve a mi mente la imagen del “Ingeniero perdido”. Sí, ese jefe que no cacha nada de lo que haces o cómo deberías hacerlo, pero que ve cifras y quiere resultados. Muchas veces tiene graves problemas para expresarse y uno se pregunta cómo lo dejaron graduarse de cuarto medio. Es muy probable que tenga ese puesto porque su mamá es la dueña del negocio o alguna otra absurda razón similar (claro, claro, también debe existir el "Jefe-Ingeniero-Seco"...)


2 comentarios:

Eduardo Suazo dijo...

Jajajajaja, excelente resumen de los tipos de personas desagradables en la oficina, y totalmente extrapolable a los hombres...en resumen, ten mucho cuidado de quién está a tu lado XD

Lorena Machuca W. dijo...

jajajajajaja!! sipi... pero hay más!!! chan chan chan chaaaaan.
También existen estereotipos más positivos como la "jefa mamá" que si bien tienen expectativas irreales de todo que rara vez se cumplen, tratan de dar lo mejor para ellas y su equipo <3

Sigueme en Twitter!